Argilerine, la alternativa tópica al Bótox

Envejecer es un proceso natural del que nadie se escapa. Nuestra piel cambia con la edad y, por muy buena genética que tengamos, el envejecimiento nos afecta a todos sí o sí. Son muchos los agentes externos y nocivos, aparte de la edad, que contribuyen a la aparición de signos de envejecimiento visibles en la piel: exposición al sol, malos hábitos alimenticios, el tabaco, el alcohol, la contaminación ambiental, el estrés o la falta de sueño, entre otros.

Sin duda, se trata de factores que podríamos controlar sin problemas, por ejemplo, con aplicación de  una crema protectora solar diariamente, evitando hábitos como el tabaquismo o una alimentación insana, etcétera. Pero hay otros procesos y cambios que afectan la apariencia de nuestra piel de los que difícilmente podremos librarnos:  condiciones genéticas, acumulo de daños debido al estrés oxidativo, disminución en la producción de hormonas…

Aunque envejecer es inevitable, sí que podemos tomar medidas para cuidar nuestra piel y retrasar la aparición de estos signos de envejecimiento. Y aquí entra en juego una de las  últimas tendencias en cuanto a los tratamientos en dermatología cosmética: el Argilerine.

¿Qué es el Argilerine?

Químicamente hablando, el Argilerine es un hexapéptido, es decir, 6 aminoácidos de origen vegetal que actúan debilitando las contracciones faciales y relajando los músculos, para prevenir la formación de arrugas y mejorar la apariencia de las existentes, teniendo mayor efecto en las zonas de las arrugas de expresión, frente, contorno ojos, contorno labios.

Un activo que se ha comenzado a agregar a sérums, cremas y otros productos cosméticos con el fin de mejorar su eficacia. Gracias a su acción, muchos especialistas ya lo consideran el “bótox de uso tópico” porque una vez se aplica sobre la piel consigue efectos similares al ácido botulínico, pero sin necesidad de los temidos pinchazos. Además, según estudios sobre el Argilerine, se concluye que el uso de productos con este principio al 10 % dos veces al día consigue reducir la profundidad de la arruga en un 26 %. Es hipoalergénico, no es tóxico y no tiene riesgos, motivos por los que ha comenzado a volverse una opción muy popular.

¿Cómo se utiliza el Argilerine?

 

 

Una de las ventajas del Argilerine es que es muy sencilla de aplicar. Al ser un cosmético de uso tópico se aplica mediante pequeños golpecitos en la zona donde se quiere difuminar las arrugas. Previamente, hay que limpiar muy bien la zona con nuestra agua micelar o con nuestra leche desmaquilladora y tónico facial. De esta forma, aplicamos el Argilerine y lo dejamos actuar unos 2-3 minutos.

Para continuar con el cuidado facial de nuestro rostro es recomendable la aplicación de nuestra crema Premium que contiene el principio activo de Argilerine, entre otros, para dar a la piel un extra de hidratación y nutrición y nuestra mascarilla Factor Crecimiento, enriquecida con ácido hialurónico y pepita de uva, una vez o dos por semana para la prevención de la aparición de esas dichosas arrugas.