El Aloe Vera es una planta utilizada desde hace siglos para usos curativos de la piel. Habita principalmente en zonas desérticas o semidesérticas, donde el clima es más adecuado para su crecimiento. Está formada por un grupo de hojas que parten de un tronco y del que salen ocasionalmente dos o tres veces al año. Además de las hojas del aloe vera se extrae un zumo usado para fines terapéuticos.

Actúa como antiinflamatorio y regenerador de tejidos.

Es un antiséptico natural, pudiéndose utilizar en heridas abiertas y quemaduras, favoreciendo la cicatrización y aliviando el dolor y la inflamación.

Contiene vitaminas y aminoácidos, muy beneficiosos para la piel, y ayuda a su hidratación.

Puede aplicarse en todo tipo de pieles y de todas las edades, llamándose en muchas ocasiones LA PLANTA MILAGROSA.